<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://px.ads.linkedin.com/collect/?pid=1029321&amp;fmt=gif">

3 formas de aumentar tu ROI con las vídeo entrevistas en diferido

3 formas de aumentar tu ROI con las vídeo entrevistas en diferido
La vídeo entrevista en diferido es una herramienta de preselección de candidatos muy innovadora y muy apreciada por los candidatos, pero ¿sabías que también puede ser muy rentable?  🤑

Más candidatos = más criterios

Recibir un gran número de candidaturas para un puesto es una buena noticia. Por lo menos, a primera vista.

Lo cierto es que, clasificar los CV puede convertirse en un quebradero de cabeza. Pasado un determinado número de candidaturas, seleccionar los CV por nivel de estudios o años de experiencia no es suficiente.

Hay que refinar aún más los criterios para limitar la búsqueda a una decena de candidatos potenciales. 

El largo proceso de precalificación

Los reclutadores dedican varias horas a planificar (y a replanificar) las citas telefónicas en las franjas horarias que mejor convengan a los candidatos para luego tener que formular (y reformular) las mismas preguntas.

Este proceso no es muy satisfactorio para los reclutadores ya que a menudo tienen la impresión de estar perdiendo el tiempo. Es un hecho: la mayoría de candidatos a los que contactarán no son ideales para el puesto.

La vídeo entrevista en diferido: la elección más eficaz

Con la vídeo entrevista en diferido, los candidatos reciben por correo electrónico un enlace que los redirige a una plataforma en la que pueden grabar vídeos de corta duración respondiendo a las preguntas predefinidas por los reclutadores.

Podrán grabar el vídeo en su casa, en el momento que consideren conveniente.

Los beneficios de los reclutadores

Los reclutadores ganan mucho tiempo con las vídeo entrevistas en diferido:

    • Ya no tienen que programar citas telefónicas 
    • Ver un vídeo corto de 3 o 4 minutos como máximo frente a los 15-20 minutos de entrevista telefónica 
    • Ya no tienen que perder el tiempo con candidatos que no responden /o que no se presentan a las citas
    • Las preguntas están predefinidas (y pregrabadas), lo cual evita que los reclutadores tengan que formular repetidamente las mismas preguntas

Por lo tanto, al optar por la vídeo entrevista en diferido en la fase preliminar del proceso de reclutamiento, dedicamos menos tiempo a evaluar a los candidatos no cualificados.

1. Identifica al candidato más cualificado, sin importar dónde se encuentre

Tu empresa desea contratar a la mejor persona para el puesto. Sin embargo, a veces ocurre que es alguien que no vive en tu ciudad –o en tu mismo país–.

En este caso, es posible que consideres ofrecerle el puesto en teletrabajo o darle la opción al candidato de mudarse si es contratado.

Sin importar la solución elegida, las vídeo entrevistas pregrabadas permiten a los reclutadores superar los desafíos que conlleva el entrevistar a personas situadas en distintas zonas geográficas.

En fase de precalificación, no es necesario que el reclutador y el candidato se encuentren físicamente en el mismo lugar.

Es más, la vídeo entrevista en diferido exime a los candidatos que viven más lejos de tener que perder tiempo y dinero en desplazamientos innecesarios, que en ocasiones podría incitar a algunos a abandonar el proceso.

2. Colabora fácilmente con el equipo directivo

Una plataforma de vídeo entrevistas dedicada al reclutamiento permite una mejor colaboración entre todos los actores implicados en el proceso.

Con el objetivo de reducir la duración del proceso de reclutamiento de los candidatos, limitar el número de interlocutores y disminuir el tiempo empleado en estudiar las candidaturas antes de enviárselas a los directivos, puedes compartir los vídeos pregrabados con toda la organización.

Ya no tendrás que concertar entrevistas telefónicas según la disponibilidad de cada participante.

De esta forma, los reclutadores pueden recabar las opiniones de los demás y realizar una evaluación más completa y más rápida de los candidatos. Además, todos los participantes parten de la misma base (el vídeo recibido) para evaluar al candidato: lo cual facilita aún más el análisis.

En las entrevistas personales, los reclutadores no pueden expresar su opinión antes de que acabe la entrevista. Una vez que el candidato se ha ido, es cuando pueden intercambiar puntos de vista. La dificultad es que se ven obligados a depender de su memoria cuando llega el momento de revisar la entrevista, lo cual puede generar desacuerdos. Caso contrario al de las vídeo entrevistas que pueden ser vistas nuevamente, eliminando así toda ambigüedad.

La mayoría de las veces por falta de tiempo, todas las personas interesadas no podrán entrevistar finalmente al candidato.

Pero en lugar de intervenir en la fase avanzada del reclutamiento con poca información, podrán ver el vídeo del candidato para hacerse una idea rápida y poder prepararse mejor las preguntas cuando llegue el momento de hacer la entrevista final en persona. 

3. Haz que las entrevistas personales sean la excepción, y no la regla 

Las vídeo entrevistas en diferido son muy eficaces para eliminar rápidamente a los candidatos que no cumplen los requisitos del puesto de trabajo. Una vez efectuada esta fase de selección, los reclutadores saben que cada uno de los candidatos con los que van a reunirse tiene el potencial necesario para convertirse en su futuro colaborador.

En efecto, las personas que llegan a una entrevista en persona ya han sido seleccionadas e identificadas como los candidatos más prometedores.

Al integrar la vídeo entrevista en diferido a tu proceso de reclutamiento, podrás economizar tiempo, dinero y te librarás de las tareas repetitivas poco gratificantes. ¡Y todo mientras reclutas a los mejores candidatos!

Todo lo que siempre quisiste saber sobre la videoentrevista

¡Da el paso!